Ads 468x60px

ACCIÓN DE GRACIAS LA FIESTA DE LOS TABERNÁCULOS


I. DIOS QUIERE QUE SU PUEBLO SE REGOCIJE, Lev. 23:33-39.


"Habla a los hijos de Israel y diles: A los quince días de este mes séptimo será la fiesta solemne de los tabernáculos a Jehová por siete días". 

A. Características:
1. Era la última fiesta del año (eran siete anuales).
2. Duraba ocho días.
3. Se celebraba al fin de la época de la cosecha.
4. Los israelitas construían enramadas o cabañas y vivían en ellas para recordar el peregrinaje en el desierto.
Nota: De esta manera la nación tenía presente que debía todo a Dios, era un tiempo para agradecer a Dios todas sus bondades (en el desierto, las cosechas…).
B. Israel debía regocijarse en su Dios, Lev. 23:40.

"Y tomaréis el primer día ramas con fruto de árbol hermoso, ramas de palmeras, ramas de árboles frondosos, y sauces de los arroyos, y os regocijaréis delante de Jehová vuestro Dios por siete días". 
Nota: El término regocijarse aquí, hace referencia a un contentamiento y gozo intensos expresados de manera visible y externa. Recordemos que la razón de nuestro gozo es Dios mismo, por eso dice: “y os regocijaréis delante de Jehová´”.

II. ES NECESARIO RECORDAR LOS BENEFICIOS DEL SEÑOR
A. Israel debía recordar varias cosas, Lev. 23:41-43.
1. Que fueron extranjeros y peregrinos en Egipto y en el desierto.
2. Que Jehová los había sustentado y guiado por el desierto.
3. Que Dios les dio la gracia y la fuerza para soportar los sinsabores y pruebas del desierto.
4.Que Dios les había traído a la tierra de la abundancia.
Nota: Era pues un momento de reflexión en los beneficios del Señor, en las victorias que les había dado. Recordaban también la provisión sobrenatural en el desierto (el alimento, el vestido y calzado, la nube en el día, el fuego en la noche, la protección, las victorias, etc).
B. El último día de la fiesta se celebraba la provisión sobrenatural de agua en el desierto.

Nota: Éste día (“El último día de la fiesta” recibía el nombre de “el gran Hosanna”), Jesús lo aprovechó para enseñar acerca de su obra y razón de ser al venir a la tierra, Jn. 7:37-39… (Los sacerdotes sacaban agua y la derramaban en la tierra…). Sólo en Cristo el hombre puede saciar su sed, sólo por el Espíritu Santo el hombre encuentra la vida y fuerza necesaria para perseverar en medio de este mundo o desierto, mientras caminamos hacia su propósito…
III. ENSEÑANZAS PARA NOSOTROS HOY
A. Como cristianos debemos regocijarnos en el Señor.
B. Debemos recordar siempre la bondad del Señor.
C. Confiar en la provisión de Dios en todo tiempo (en el desierto y en Canaán).
D. Tener siempre presente que Dios nos ayuda en nuestro peregrinaje terrenal.
E. Ser conscientes que Dios nos guía a la mejor tierra (bendición aquí, y tener presente que nuestro destino es el cielo).
Conclusión: En éste año, Dios nos ha bendecido, nos ha ayudado, nos ha sustentado, ha sido paciente con nosotros, no nos ha faltado, nos ha dado su fuerza para perseverar, y en los momentos difíciles su presencia ha estado allí, y sigue trabajando en nosotros, porque tiene grandes planes con cada uno… demos gracias a Dios con gozo, él ha sido bueno, adoremos a Dios por su bondad…
Pastor Gonzalo Sanabria

Te invitamos a leer:
     1.  ¿QUÉ ES LA FE? 
     2.  EL GOZO DE DIOS 
      

Síguenos en redes sociales:
GOOGLE+  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada